miércoles, 11 de julio de 2012

Provincia de Jauja - Junín

Jauja es una de las ciudades con más historia en Perú, la misma que puede ser remontada hacia miles de años atrás. En efecto, el origen cultural de Jauja es uno de los más antiguos e históricos de la sierra central del Perú.

Gracias al trabajo arqueológico que han venido realizando diferentes investigadores en la zona, se ha establecido que aquí se constituyeron asentamientos matrices desde donde se difundió la cultura al resto de la región. Según algunas investigaciones recientes, Jauja también fue el centro donde se estableció la primera sociedad agro alfarera organizada, alrededor de los 800 a. C., cuando aproximadamente se estableció la aldea de Ataura Pata, a la que sigue el sitio denominado San Juan Pata.


La etapa precolombina más importante en la historia de Jauja es la que corresponde al grupo étnico de los Xauxa y Huanca. Los Xauxa estuvieron concentrados hacia el extremo Norte incluyendo el valle de Yanamarca. En la literatura arqueológica los Xauxa y Huanca han sido confundidos constantemente debido a la similitud observada en su cultura material, así como la construcción de estructuras de piedra de planta circular como viviendas, la localización de sus asentamientos en cumbres de cerros y partes elevadas sobre el valle y el uso de géneros similares de cerámica. La llegada de los incas al valle interrumpió el desarrollo regional que se estaba dando en la zona, siendo la más importante la de los Xauxa; esto se comprueba al ver que las ciudadelas más grandes y sofisticadas eran las de esta etnia, como Huajlasmarca, Pueblo Viejo (Marca), Tunanmarca, Umpamalca, Chahuin, Hatun Malca.

El establecimiento del centro administrativo de Hatun Xauxa (1460 aprox.) por los Incas es uno de los hechos más trascendentes en el proceso histórico de la sierra central del Perú. Fue el más importante centro administrativo de la región central, e incluso algunos autores piensas que fue la segunda ciudad inca después del Cuzco. En Hatun Xauxa predominaba el carácter de almacenaje más que cualquier otro aspecto. Las casi innumerables colcas que todavía hoy subsisten alrededor de Jauja y en otros lugares, son la prueba de la importancia que debe de haber tenido para el Estado Inca, los tributos del valle de Jauja, tan fértil para la agricultura como la ganadería.

Los cronistas destacan la riqueza que existía en Hatun Xauxa, consistente esta en gran cantidad de oro y plata, pero sobre todo en mantenimientos. Al parecer una de las causas para ello fue la predilección y cariño que tuvo Huayna Cápac hacia este lugar, donde mando construir un palacio con un jardín que tenía plantas y figuras de oro reproducidas del fabuloso jardín del Coricancha del Cusco.
Cuando los españoles llegaron al valle en 1533, Hatun Xauxa los maravilló tanto que decidieron fundar una ciudad en su entorno, en octubre de 1533. Dicha fundación se completó el 25 de abril del 1534 y la nueva ciudad se llamó "la muy noble ciudad de Jauja", siendo la segunda ciudad fundada por los españoles en Nueva Castilla, a la que se le dio la categoría de capital de gobernación. Todo ello de acuerdo a los valiosos documentos localizados en el Archivo General de Indias en Sevilla España, por lo que justamente se le reconoce como la Primera Capital del Perú. La provincia de Jauja limita al oeste limita con el departamento de Lima y al este con la provincia de Chanchamayo.

En este territorio se desarrolló la experiencia de la crianza del ganado ovino que luego fue difundiéndose en toda la región de la sierra.

Jauja se encuentra a la margen izquierda del río Mántaro, a una altitud de 3,352 m.s.n.m.
Destacan los cultivos de maíz, papa, habas, trigo, alcachofas, la crianza de vacunos y ovinos.

Jauja fue fundada el 25 de abril de 1534 por Francisco Pizarro con el propósito de hacer en ella la capital de la conquista (primera capital del Perú)

Esta provincia es famosa por ser escogida por Pizarro para fundar la capital del virreinato del Perú y por tener un clima templado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada